¿Alguna vez te han insultado o acosado en redes sociales? Es un delito y así debes actuar.

¿Alguna vez te han insultado o acosado en redes sociales? Es un delito y así debes actuar.

El acoso cibernético es el uso de la tecnología para hostigar, amenazar, avergonzar o atacar a una persona. Las amenazas en línea y los mensajes maliciosos, agresivos o groseros, los tweets, las publicaciones o los correos electrónicos cuentan. Lo mismo ocurre con la publicación de información personal, fotos o vídeos diseñados para herir o avergonzar

El acoso cibernético es el uso de la tecnología para hostigar, amenazar, avergonzar o atacar a una persona. Las amenazas en línea y los mensajes maliciosos, agresivos o groseros, los tweets, las publicaciones o los correos electrónicos cuentan. Lo mismo ocurre con la publicación de información personal, fotos o vídeos diseñados para herir o avergonzar a otra persona.

La persona que realiza el ciberacoso, sea por el motivo que tenga, suele ser una persona cobarde, que se escuda detrás de una pantalla, altamente frustrado, con mucho tiempo libre y con el menor interés de realizar críticas constructivas; su objetivo es degradar, bajar el autoestima, perjudicar a alguien, sin ser consciente de las consecuencias de sus ataques. Debe diferenciarse de las personas “troll”, que sólo comentan por molestar un rato, pero sin ir más allá.

El ofender más de tres veces para denigrar, atacar la dignidad o reputación de una persona, integridad física o moral, es un delito.

¿Cómo hay que actuar?

Lo primero que debe hacerse es responder al atacante, informándole que su comentario o mensaje no nos ha gustado y pedirle que se detenga. Esto es necesario si se necesitara proceder con una denuncia. Si el atacante continúa, no se le debe contestar hasta que, inminentemente, pare. Por el contrario, se le deberá bloquear y, si halla la manera de seguir atacando, debemos denunciar/reportar su perfil en la red social (sea cual sea, todas tienen la opción).

Las asociaciones encargadas de luchar contra el ciberacoso ofrecen apoyo psicológico a la víctima, recopilan información y la certifican con un perito; se determina el proceso a seguir, ya sea denuncia (contar unos hechos que, en su opinión, pueden ser delictivos) o querella (se solicita que se inicie un proceso penal para perseguir a la persona presuntamente responsable de los hechos).

 

¿Se puede localizar al atacante?

En el mundo del internet todo queda registrado, desde un comentario o un correo electrónico, hasta una foto.

La dirección IP es un número asociado a nuestra red de internet y cada acción realizada en internet se registra con este número. Generalmente, todo atacante tiene un perfil real y otro falso, y al final terminan conectándose, ya sea por la dirección IP, tipo de comentarios, horas de publicación, uso de los mismos términos o las mismas faltas ortográficas.

“Pensamos que en internet podemos hacer todo lo que queramos, pero estamos absolutamente controlados”.

 

¿Cómo se castiga a los atacantes?

El tipo de castigo dependerá de la ley de cada país.

El ciberacoso es un delito penal. Puede acarrear cárcel, con penas de prisión de tres meses a dos años, o multa de seis a 24 meses.

El stalking (hostigamiento) se trata de acechar y perseguir a una persona, puede tener una pena de 3 meses a 2 años de prisión, o una multa de 6 a 24 meses.

El sexting (mensajes sexuales, eróticos o pornográficos) es la difusión de contenido sexual de una persona sin su consentimiento; pueden ser de 3 meses a un año de prisión, o una multa de 6 a 12 meses, pena que se amplía de 2 a 5 años de prisión.

 

¿Cómo mejorar nuestro comportamiento en redes sociales?

Muchas veces, un ataque virtual nos parece divertido, la gente promueve a los atacantes, compartiendo y comentando publicaciones que sólo parecen “broma”, y no somos conscientes de que alguien (o incluso nosotros mismos) está sufriendo, hasta que es demasiado tarde.

La educación es parte clave del respeto en redes sociales; se les debe de enseñar a los niños que detrás de la pantalla se puede hacer el mismo daño que en persona, los adultos debemos entender que no es válido el escudarse en la “libre expresión” cuando el único fin es insultar.

Algunas veces, es sencillo identificar algún perfil falso o con contenido sexual, debemos activar nuestro sentido común y simplemente alejarnos.

 

¿Compartes tu ubicación en redes?

Todos, alguna vez, hemos sentido el deseo de compartir alguna experiencia en redes sociales. Te compartimos este caso real que te hará pensar dos veces antes de compartir tu ubicación:

Una chica recibía fotos de un individuo desde la puerta del trabajo de ella, de su casa, de los sitios que la joven frecuentaba, y le decía ‘mira dónde estoy, estoy aquí mismo’. Resulta que él ni siquiera vivía en España. Lo que pasaba es que ella ponía sus ubicaciones en Instagram, entonces, él iba a Google Maps y cogía las fotos de esos mismos sitios y se las mandaba.

Si no puedes abstenerte de compartir tus fotos, tal vez las puedas subir a redes días después, cuando hayas finalizado tu viaje o experiencia.

 

La libertad de expresión es un derecho, el respetar es una obligación.

 

Diferencia entre denuncia y querella: https://chabaneixabogadospenalistas.es/diferencia-entre-denuncia-y-querella/
Basado en el artículo: https://www.lavanguardia.com/tecnologia/20181216/453556967580/insultar-redes-acoso-denuncia.html

Carolina
EDITOR
PROFILE

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *